El riesgo de suicidio se puede incrementar durante el episodio de depresión y en el período de remisión parcial52. Algunos de los factores que se han asociado con mayor riesgo de suicidio en pacientes con depresión son: sexo masculino, historia familiar de trastorno mental, intento de suicidio previo, niveles más graves de depresión, presencia de desesperanza y trastornos comórbidos, especialmente ansiedad y abuso de alcohol y otras drogas53. Otros factores que se han asociado al suicidio en pacientes con depresión son el trastorno límite de la personalidad y niveles altos de impulsividad y agresividad54.
La disfunción sexual es un efecto secundario común, especialmente con los ISRS. En muchos casos, el bupropión, un inhibidor de recaptación dual (NE y DA), produce un incremento moderado de la libido, debido al aumento de la actividad dopaminérgica. Este efecto también se observa con los inhibidores de la recaptación de la dopamina, los estimulantes del sistema nervioso central y los agonistas de la dopamina. Este mecanismo se debe al aumento de la producción de testosterona (causada por la inhibición de la prolactina) y un aumento de la síntesis del óxido nítrico. Se ha demostrado que la apomorfina, la nefazodona y la nitroglicerina reparan alguna disfunción sexual gracias al aumento de la actividad de óxido nítrico. Se ha comunicado que los IMAO tienen la menor cantidad de efectos negativos sobre la función sexual y la libido, particularmente la moclobemida. Se ha informado que el betanechol combate la disfunción sexual inducida por IMAO mediante sus propiedades de agonista colinérgico, es decir, estimulando la función de la acetilcolina. La Vilazodona y la Vortioxetina en su mecanismo de acción siendo agonista parcial del receptor 5Ht1A es el antidepresivo que menos efectos adversos produce sobre la esfera sexual.

Para obtener mejores resultados durante el tratamiento con antidepresivos, la persona debe ser paciente en caso no se note un efecto inmediato. Generalmente, los antidepresivos demoran algún tiempo en causar el efecto esperado, pudiendo demorar inclusive algunas semanas. Además de esto, algunos efectos secundarios pueden ir disminuyendo o inclusive desaparecer a lo largo del tratamiento.
Sin embargo, los profesionales de servicios de salud puede que no noten los síntomas de la depresión en pacientes ancianos quienes mayormente se quejan de síntomas físicos y frecuentemente se rehúsan a discutir los sentimientos de desesperanza, tristeza, pérdida de interés en actividades normalmente disfrutadas, o luto excesivamente prolongado después de una pérdida.21
“Estas cuestiones levantan barreras”, dijo Erick Turner, psiquiatra en la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon. “Las personas tienen que venir dos veces a la semana al hospital y permanecer durante dos horas mientras las monitorean. Así que debe haber espacio para ellos, y la pregunta es dónde. La sala de espera no va a funcionar, en la clínica en algún lugar, que puede ser difícil de encontrar. Y después alguien tiene que llevarlas a su casa”.
Las personas son tratadas con antidepresivos y, en muchos casos, reciben asistencia, particularmente terapia cognitiva conductual.3​ El tratamiento por medio de medicamentos parece ser efectivo, sin embargo en ocasiones el efecto se ve reflejado únicamente en pacientes que padecen de depresión severa.4​5​ La hospitalización llega a ser necesaria en casos asociados con auto-negligencia o cuando hay cierto nivel de riesgo de daño a sí mismo o a otras personas. La terapia electroconvulsiva podría ser otra alternativa para tratar el trastorno depresivo mayor. El desarrollo del trastorno varía ampliamente, desde un episodio de semanas, hasta una enfermedad crónica. Los individuos deprimidos tienen una menor esperanza de vida que aquellos sin depresión, esto se relaciona de gran manera con la susceptibilidad a padecer enfermedades médicas. No está claro si la medicación afecta el riesgo de cometer suicidio. Todo tipo de pacientes, tanto actuales como aquellos que padecieron la enfermedad en algún punto, pueden resultar estigmatizados.
Un test de depresión se usa para diagnosticar la enfermedad. Su médico o profesional de atención primaria podría hacerle una prueba si usted tiene signos de depresión. Si la evaluación confirma que tiene depresión, puede ser que necesite tratamiento con un profesional de salud mental. Un profesional de salud mental se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de los problemas de salud mental. Si usted ya está viendo a un profesional de salud mental, puede que necesite una prueba de depresión para guiar el tratamiento.
×