Lo que podemos hacer: Evita la risa o la sonrisa frente a los comentarios sarcásticos que parecen insensibles a los sentimientos de otros o estados de ánimo deprimidos. Es mejor desacreditar cualquier mito sobre la masculinidad y poner de relieve la importancia de ser sensibles a alguien que pueda estar deprimido. La mayoría de los hombres necesitan saber que la depresión no es un asunto de risa.


Las nuevas definiciones de depresión fueron ampliamente aceptadas pero con algunos resultados y puntos de vista contradictorios. Se han presentado algunos argumentos empíricos para retomar el diagnóstico de melancolía.288​289​ Ha habido algunas críticas de la ampliación de la cobertura del diagnóstico, relacionadas con el desarrollo y la promoción de los antidepresivos y el modelo biológico desde finales de 1950.290​
Imagen por resonancia magnética de pacientes con depresión han revelado una serie de diferencias en la estructura cerebral en comparación con las imágenes de personas que no están deprimidas. Un reciente metaanálisis de estudios de neuroimagen en pacientes afectados de depresión mayor informó que, en comparación con los controles, los pacientes con depresión habían incrementado el volumen de los ventrículos laterales y la glándula suprarrenal y los volúmenes más pequeños de los ganglios basales, el tálamo (SNC), el hipocampo (anatomía) y el lóbulo frontal (incluyendo la corteza orbitofrontal y el giro recto).46​47​ Las hiperintensidades se han asociado con pacientes de edad de inicio tardía y han conducido al desarrollo de la teoría de la depresión vascular.48​
Por último, el tratamiento electroconvulsivo, que se realiza en algunas circunstancias (depresión mayor grave del adulto, depresión resistente), bajo control anestésico y miorrelajación. Es una técnica segura y sus efectos secundarios sobre la memoria son habitualmente leves y transitorios. Por razones operativas, económicas y socio-culturales se reserva a indicaciones muy concretas.

↑ Jeronimus B.F.; Kotov, R.; Riese, H.; Ormel, J. (2016). «Neuroticism's prospective association with mental disorders halves after adjustment for baseline symptoms and psychiatric history, but the adjusted association hardly decays with time: a meta-analysis on 59 longitudinal/prospective studies with 443 313 participants». Psychological Medicine. PMID 27523506. doi:10.1017/S0033291716001653.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2019 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.


Aunque los fármacos más recientes tienen una menor cantidad de efectos colaterales, a veces los pacientes informan de efectos colaterales graves asociados con su suspensión, particularmente con la paroxetina y la venlafaxina [cita requerida]. Adicionalmente, un cierto porcentaje de pacientes no responden a los medicamentos antidepresivos. Otra ventaja de algunos antidepresivos más nuevos es que pueden mostrar su efecto en pocos días (tan pocos como 5 días), en tanto que la mayoría tarda cuatro o cinco semanas en mostrar un cambio en el ánimo. Sin embargo, algunos estudios muestran que esos nuevos medicamentos también tendrían mayor probabilidad de producir disfunción sexual moderada a grave. Por otra parte, hay medicamentos en pruebas que parecen tener un perfil mejorado en relación a la disfunción sexual y otros efectos secundarios importantes.
Los que toman estimulantes no han dormido durante varios días y tienden a perder su apetito por completo. Los consumidores de marihuana pueden haber tenido un apetito estimulado, pero no hacia alimentos que son beneficiosos para la salud, sino que por el contrario, lo que les apetecía eran comidas sin valor nutritivo. Los alcohólicos pueden dejar de comer o comer muy poco.
Sin embargo, los profesionales de servicios de salud puede que no noten los síntomas de la depresión en pacientes ancianos quienes mayormente se quejan de síntomas físicos y frecuentemente se rehúsan a discutir los sentimientos de desesperanza, tristeza, pérdida de interés en actividades normalmente disfrutadas, o luto excesivamente prolongado después de una pérdida.21
Un psiquiatra es un médico especializado en el tratamiento de los trastornos emocionales y mentales. La primera entrevista con él durará aproximadamente una hora. Este especialista querrá conocer tus antecedentes familiares y cualquier enfermedad seria o problemas emocionales que hayas tenido. Se interesará por qué ha pasado en tu vida recientemente, cómo se ha desarrollado la depresión y si has empezado algún tratamiento.

La depresión es uno de los factores más asociados a la conducta suicida50,51. Se ha estimado que el riesgo de suicidio es cuatro veces mayor en las personas con depresión en comparación con la población general, y 20 veces mayor en el caso de la depresión grave51. Debido a ello diferentes GPC de depresión recogen la importancia de la evaluación del riesgo de suicidio ante un paciente depresivo13,14.
Cuando se trata de un diagnóstico de depresión, tienes el sentimiento de que ya no hay nada que puedas hacer para cambiar algo en relación a estos síntomas o a tus sentimientos depresivos negativos. Quieres que esto se termine, pero no sabes qué hacer para conseguirlo. Puede incluso llegar a ocurrir que dejes de creer en tus propias capacidades, y esto se traduce en que los síntomas de la depresión no van a hacer más que ir a peor.
Entre el 40 y el 90% de los adolescentes deprimidos padecen un trastorno comórbido58, y al menos el 20-50% tienen dos o más diagnósticos comórbidos. Una revisión de estudios epidemiológicos59 destaca la presencia de los trastornos de conducta (40%) y los trastornos de ansiedad (34%) como los más frecuentemente asociados, seguidos del abuso de sustancias. Posiblemente estos trastornos compartan con el cuadro depresivo factores de riesgo, como factores genéticos o psicosociales, pudiendo el uno ser causa del otro o bien parte de un cuadro común (ver tablas 8 y 9).

Al utilizar la escala de síntomas más completa descubrieron que alrededor del 33 por ciento de las mujeres cumplían los criterios para la depresión, en comparación con casi el 31 por ciento de los hombres. Pero cuando usaron la escala que contemplaba los síntomas más comunes en los hombres, encontraron que más del 26 por ciento de los varones los había experimentado, frente a casi el 22 por ciento de las mujeres.
Otras investigaciones han examinado las posibles funciones de moléculas necesarias para el funcionamiento de la biología celular: las citocinas. Los síntomas del trastorno depresivo mayor son casi idénticos a los del comportamiento de una enfermedad, la respuesta del cuerpo cuando el sistema inmunológico está luchando contra una infección. Esto plantea la posibilidad de que la depresión pueda ser consecuencia de una manifestación desadaptada del comportamiento de la enfermedad como consecuencia de anomalías en las citocinas circulantes.58​ La participación de las citocinas proinflamatorias en la depresión está fuertemente sugerida por un metaanálisis de la bibliografía clínica que muestra una mayor concentración en sangre de IL-6 y TNF-@ en sujetos deprimidos en comparación con los controles.59​ Estas anormalidades inmunológicas pueden causar una producción excesiva de prostaglandina E₂ y probablemente una excesiva expresión de COX-2 (ciclooxigenasa 2). Las anomalías, como en la enzima indolamina 2,3-dioxigenasa activa así como en el metabolismo del triptófano por vía de la quinurenina, pueden conducir a un exceso de metabolismo del triptófano vía quinurenina y dar lugar a un aumento en la producción de la neurotoxina ácido quinolínico, que contribuye a la depresión mayor. También puede contribuir la activación de receptores NMDA que conduzcan a un exceso en la neurotransmisión glutamatérgica. 60​
Mientras que las mujeres son más propensas a quedar deprimidas, los hombres son más propensos a matarse, por un margen de más de 4 a 1. Muchos hombres sienten síntomas de mal humor, falta de interés en actividades normales, problemas para dormir, etc.. Es importante para ellos observar las señales y síntomas de depresión, muchas veces exclusivamente masculinos. Y es importante poner las señales en el contexto del resto de criterios de la depresión, tales como el tiempo en que has estado manifestando el síntoma y si éste causa sufrimiento o perjuicio a tu vida.
Las mujeres en los ensayos habían dado a luz dentro de los seis meses de haber recibido la infusión y estaban experimentando una depresión severa o moderada que había comenzado en el tercer trimestre del embarazo o dentro de las cuatro semanas posteriores al parto. Las participantes no debieron tener psicosis o trastorno bipolar. Sus síntomas pueden incluir pensamientos suicidas, pero no un intento reciente de suicidio.

El Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica, AHRQ, por sus siglas en inglés), creó el Eisenberg Center (Centro Eisenberg) en la Oregon Health & Science University (Universidad de la Salud y Ciencia de Oregón) con la finalidad de que la investigación sea de ayuda a los consumidores. Esta guía fue elaborada por Sandra Robinson, M.S.P.H., Valerie King, M.D., Martha Schechtel, R.N., Theresa Bianco, Pharm.D., y David Hickam, M.D., del Eisenberg Center (Centro Eisenberg). Personas con depresión les ayudaron en la elaboración de esta guía. AHRQ tradujo esta publicación al español.
Los ansiolíticos más utilizados pertenecen al grupo de las benzodiacepinas de alta potencia (Alprazolam, Loracepam, Diacepam, Cloracepam, etc.). Producen un efecto tranquilizante. Actúan reduciendo los síntomas de ansiedad en cuestión de minutos y disminuyendo tanto la intensidad como la frecuencia de los episodios de angustia. Los principales efectos adversos de las benzodiacepinas consisten en somnolencia, alteraciones de la memoria, alteraciones de la atención y de la concentración. El deterioro de estas funciones cognitivas suele ser transitorio (se experimenta mientras se está tomando el medicamento) y sólo se produce con dosis elevadas y prolongadas en el tiempo. Otro inconveniente es que su consumo prolongado puede generar efectos de dependencia (adicción) y tolerancia (pérdida progresiva de efectividad).

Los hombres a menudo evitan enfrentar sus sentimientos. En muchos casos, los amigos y familiares son los primeros en reconocer que ellos están deprimidos. Es importante que los amigos y la familia apoyen y alienten a su ser querido a visitar a un médico o profesional de la salud mental para una evaluación. Un profesional de la salud puede hacer un examen médico o pruebas de laboratorio para descartar otros problemas médicos que pueden tener síntomas parecidos a los de la depresión. También puede saber si ciertos medicamentos están causando la depresión.


El DSM-IV-TR (tabla 6) utiliza una lista de 9 síntomas depresivos, requiere también una duración del episodio de al menos dos semanas y divide el cuadro depresivo mayor en leve, moderado o grave, con códigos específicos para la remisión parcial/total o no especificada (ver anexo 1). El diagnóstico se establece con la presencia de al menos cinco de los síntomas, y debe ser uno de ellos un estado de ánimo depresivo o la pérdida de interés o de capacidad para el placer.
Otros medicamentos. Se pueden sumar otros medicamentos a los antidepresivos para aumentar sus efectos. Es posible que el médico te recomiende que combines dos antidepresivos o que agregues otro medicamento, como un estabilizador del ánimo o un antipsicótico. También puede agregarse un medicamento estimulante o contra la ansiedad durante un período corto.
La investigación de los factores de riesgo de la depresión cuenta con algunas limitaciones: primero, es difícil establecer diferencias entre los factores que influyen en el inicio y/o el mantenimiento de la depresión; segundo, muchos de los factores de riesgo interactúan de tal manera que podrían ser causas o consecuencias de la misma. Además, pocos estudios han valorado su grado de influencia27.

Por qué se prescriben: Los betabloqueantes se prescriben para tratar la hipertensión (presión arterial alta). Ejemplos: atenolol (Tenormin), carvedilol (Coreg), metoprolol, propranolol (Inderal), sotalol (Betapace), timolol (Timoptic) y algunos otros fármacos cuyos nombres químicos terminan en “-olol”. Estos fármacos desaceleran el ritmo cardíaco y reducen la presión arterial bloqueando el efecto de la hormona adrenalina. Los betabloqueantes también se usan para tratar la angina de pecho y otros problemas de salud, como las migrañas, los temblores, las arritmias y, como gotas oculares, ciertas clases de glaucoma.


– Se traslada la especificación de “crónico” del trastorno depresivo mayor a los trastornos depresivos persistentes (distimia), de modo que, además de la distimia, se contempla la posibilidad de un trastorno depresivo mayor crónico o con episodios intermitentes, excluyéndose la exigencia que planteaba el DSM-IV-TR de que la persona no hubiese sufrido un episodio depresivo mayor durante los 2 primeros años de la alteración.

En 2004, la FDA pidió a los fabricantes que añadieran un recuadro de advertencia al etiquetado de todos los medicamentos antidepresivos. Este etiquetado advierte sobre el aumento del riesgo de pensamientos suicidas o comportamiento suicida en niños y adolescentes que toman antidepresivos durante el tratamiento inicial y con el aumento de la dosis. En 2007, la FDA solicitó que se ampliara la advertencia para incluir a los adultos jóvenes hasta los 24 años.
En algunos casos, la depresión es tan grave que se necesita una estancia hospitalaria. Esto puede ser necesario si no te puedes cuidar solo adecuadamente o si estás en peligro inminente de lastimarte a ti mismo o a alguien más. El tratamiento psiquiátrico en un hospital te puede ayudar a mantenerte tranquilo y seguro hasta que mejore tu estado de ánimo.

La investigación sobre el papel de los factores cognitivos en la depresión se ha guiado predominantemente por el modelo de Beck, en el que los esquemas negativos, pensamientos automáticos, distorsiones cognitivas y creencias disfuncionales tienen un papel fundamental en el procesamiento de la información40. Estos y otros factores como la reactividad cognitiva hacia los eventos negativos, el estilo rumiativo de respuesta y los sesgos atencionales se consideran claves en el desarrollo y mantenimiento de la depresión41.
El estudio PredictD, realizado en 6 países europeos y Chile en el ámbito de atención primaria, con el objetivo de realizar un algoritmo de predicción de riesgo de depresión, incluyó los siguientes factores: edad, sexo, nivel educativo, resultados de cribados previos de depresión, historia familiar de problemas psicológicos, salud física y mental, dificultades económicas y experiencias de discriminación48. Actualmente este estudio está realizándose en España27, junto con un ensayo clínico en el que se emplea el algoritmo para cuantificar el grado de riesgo49.
A menudo los antidepresivos pueden causar efectos secundarios o colaterales. La incapacidad para tolerar esos efectos es la causa más común de la suspensión de un antidepresivo, aunque resulte eficaz. Estos efectos son más generales (sueño, dolor de estómago, nauseas, boca seca, aumento de peso, dolor de cabeza, 10​ debilidad corporal e hiperactividad al mismo tiempo.)
Medicamentos "ADHD": Los medicamentos estimulantes y no-estimulantes a menudo son útiles como parte del tratamiento para el Déficit de Atención e Hiperactividad ("ADHD"). Algunos ejemplos de estimulantes incluyen: "Dextroamphetamine (Dexedrine, Adderal)" y "Methylphenidate (Ritalin, Metadate y Concerta)". Los medicamentos no-estimulantes incluyen "Atomoxetine (Strattera)".
El estudio PredictD, realizado en 6 países europeos y Chile en el ámbito de atención primaria, con el objetivo de realizar un algoritmo de predicción de riesgo de depresión, incluyó los siguientes factores: edad, sexo, nivel educativo, resultados de cribados previos de depresión, historia familiar de problemas psicológicos, salud física y mental, dificultades económicas y experiencias de discriminación48. Actualmente este estudio está realizándose en España27, junto con un ensayo clínico en el que se emplea el algoritmo para cuantificar el grado de riesgo49.
La depresión se puede tratar de diversas formas. A veces con ayuda de medicamentos, pero no necesariamente. Lo que sí es necesario es comprometerse a seguir el tratamiento sugerido por el especialista. No será fácil ni rápido, ya que implica enfrentarse a partes de uno mismo de las que nunca se ha querido saber, pero si lo consigues podrás sentirte muy orgulloso de ti mismo.
La depresión fue una enfermedad muy incomprendida durante décadas, lo que llevó a malas interpretaciones sobre sus causas y síntomas, llevando a una estigmatización de sus portadores. Inclusive hoy en día es común encontrar personas con depresión que no acepten su diagnóstico o familiares/amigos que tratan al paciente deprimido como alguien mentalmente débil, incapaz de superar las dificultades de la vida. Uno no debe tratar al paciente deprimido como alguien simplemente triste, incapaz de reaccionar.
Las opciones de tratamiento son mucho más limitadas en los países en desarrollo, donde a menudo resulta difícil el acceso a personal de salud mental calificado, a los medicamentos y a la psicoterapia. El desarrollo de servicios de salud mental es mínimo en muchos países; la depresión es vista como un fenómeno del mundo desarrollado, a pesar de evidencias que dicen lo contrario, y no como una condición que amenaza inherentemente la vida.165​ Una revisión Cochrane de 2014 encontró escasas evidencias para determinar la efectividad de la terapia psicológica versus tratamiento médico en los niños.166​
Parte de la información de este resumen proviene también del informe Second-Generation Antidepressants in the Pharmacologic Treatment of Adult Depression: An update of the 2007 Comparative Effectiveness Review (Antidepresivos de segunda generación en el tratamiento farmacológico de la depresión del adulto: actualización de la revisión de eficacia comparada de 2007), de diciembre de 2011. El informe fue producido por RTI International–University of North Carolina Evidence-based Practice Center (Centro de Práctica Basada en la Evidencia de RTI International–Universidad de Carolina del Norte) con financiamiento de la AHRQ.

La información de este resumen proviene del informe Nonpharmacological Versus Pharmacological Treatments for Adult Patients with Major Depressive Disorder (Comparación entre tratamientos no farmacológicos y farmacológicos para pacientes adultos con trastorno depresivo mayor), de diciembre de 2015. Fue producido por el RTI-International-University of North Carolina Evidence-based Practice Center (Centro de Práctica Basada en la Evidencia de RTI International-Universidad de Carolina del Norte), con financiamiento de la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención Médica; AHRQ, por su sigla en inglés).

Antes de diagnosticar un trastorno depresivo mayor, generalmente un doctor realiza un examen médico y estudios determinados para descartar otras posibles causas de los síntomas. Estos estudios incluyen: análisis de sangre para medir la TSH y la tiroxina para excluir hipotiroidismo; electrolitos básicos y calcio sérico para descartar una alteración metabólica; y un conteo sanguíneo completo que incluya tasa de sedimentación eritrocítica o tasa de ESR (ESR siglas en inglés) para descartar una infección sistémica o una enfermedad crónica.123​124​ También deben descartarse el abuso del alcohol y las reacciones adversas a medicamentos. Los niveles de testosterona pueden ser evaluados para el diagnóstico de hipogonadismo, una de las causas de la depresión en los hombres.125​
↑ Papakostas GI, Thase ME, Fava M, Nelson JC, Shelton RC (2007). «Are antidepressant drugs that combine serotonergic and noradrenergic mechanisms of action more effective than the selective serotonin reuptake inhibitors in treating major depressive disorder? A meta-analysis of studies of newer agents». Biological Psychiatry 62 (11): 1217-27. PMID 17588546. doi:10.1016/j.biopsych.2007.03.027.
Medicamentos Antidepresivos: Los medicamentos antidepresivos se usan en el tratamiento de la depresión, las fobias a la escuela, los ataques de pánico y en otros desórdenes de ansiedad como el orinarse en la cama, desórdenes del comer, desorden obsesivo-compulsivo, desórdenes de personalidad, desorden de estrés posttraumático y desorden de déficit de atención e hiperactividad. Hay varias clases de medicamentos antidepresivos.
En 2004, la FDA pidió a los fabricantes que añadieran un recuadro de advertencia al etiquetado de todos los medicamentos antidepresivos. Este etiquetado advierte sobre el aumento del riesgo de pensamientos suicidas o comportamiento suicida en niños y adolescentes que toman antidepresivos durante el tratamiento inicial y con el aumento de la dosis. En 2007, la FDA solicitó que se ampliara la advertencia para incluir a los adultos jóvenes hasta los 24 años.

La negativa a conversar sobre los síntomas de la depresión. Es posible que no estés dispuesto a hablar acerca de tus sentimientos con tus familiares o amigos, mucho menos con un profesional de atención médica. Al igual que muchos hombres, quizás hayas aprendido a hacer énfasis en el autocontrol. Quizás pienses que expresar sentimientos y emociones relacionados con la depresión no es varonil y trates de reprimirlos.
Mucha gente utiliza un lenguaje fatalista en algún momento. La vida no siempre es maravillosa y ciertamente no siempre es predecible. Debido a esto, es normal que alguien se sienta desesperado y tal vez incluso a veces derrotado y expresa sus emociones utilizando este tipo de lenguaje. Pero si un hombre utiliza mucho el lenguaje fatalista o pesimista y además no es algo que suela hacer, esto puede ser una pista o indicio de que la depresión y la desesperanza está presente. Puede utilizar intencionalmente este tipo de lenguaje con la esperanza de conseguir la atención de alguien o incluso callar, porque eso es realmente lo que siente.
Por ejemplo, algunos hombres con depresión ocultan sus emociones y pueden parecer enojados, irritables o agresivos, mientras que muchas mujeres parecen tristes o expresan tristeza. Los hombres con depresión pueden sentirse muy cansados ​​y perder el interés en el trabajo, la familia o sus aficiones o pasatiempos. También pueden tener más dificultad para dormir que las mujeres que tienen depresión. A veces sus síntomas de salud mental parecen ser problemas físicos. Por ejemplo, un latido cardiaco acelerado, presión en el pecho, dolor de cabeza o problemas digestivos pueden ser signos de un problema de salud mental. Muchos hombres son más propensos a ver a su médico sobre los síntomas físicos que los síntomas emocionales.

Los síntomas presentan síntomas diferentes que en las mujeres. Las mujeres generalmente cuentan su depresión con más frecuencia, son sinceras respecto a las posibles señales y otros diagnósticos. Como consecuencia de su silencio, muchos hombres con posible depresión, no están recibiendo el tratamiento adecuado. El resultado en ocasiones es el suicidio.
Para la depresión en adolescentes se recomienda la fluoxetina.204​ Los antidepresivos parecen tener sólo un ligero beneficio en los niños.205​ También existen pruebas insuficientes para determinar la eficacia en aquellos pacientes con depresión complicada por una demencia.206​ Cualquier antidepresivo puede causar niveles bajos de sodio sérico (hiponatremia);207​ sin embargo esto ocurre con mayor frecuencia con los ISRS.199​ No es raro que los ISRS causen o empeoren el insomnio, por lo que en estos casos se puede utilizar mirtazapina, un antidepresivo tetracíclico de acción ansiolítica e hipnótica.208​209​
Consejero profesional autorizado: (L.P.C., por sus siglas en inglés) La mayoría de estos profesionales han obtenido una maestría. Los requisitos de capacitación varían en cada estado. Diagnostican y ofrecen asesoramiento para una variedad de problemas de salud mental. No recetan medicamentos pero pueden colaborar con profesionales de la salud que pueden hacerlo
×